martes, 27 de octubre de 2009

PROBANDO LOS SELÉUCIDAS

A medida que he seguido pintando y añadiendo nuevas unidades a mis macedonios he ido observando el resto de listas de ejércitos del periodo helenístico. Evidentemente todos los ejércitos de los sucesores tienen un corte parecido, herencia del ejército de Alejandro.

Aunque las unidades de piqueros siguen siendo fundamentales, algunos las reducen en cantidad y otros en calidad, y en casi todos se refuerzan las tropas auxiliares con la inclusión de tracios, ilirios, capadocios, thureophoroi…

La caballería mantiene las unidades de élite o de la guardia, como el Agema, como caballeros en cuña Kn(F), pero en muchos casos el resto pasa a ser Cv.
En estos momentos mis planes de expansión se dirigen a incrementar las tropas auxiliares y de caballería con el fin de tener la flexibilidad suficiente para poder jugar con unas cuantas variantes de ejércitos sucesores.

De forma inevitable el primero en el que me fijé fue el seléucida (2.19). Su lista es fiel reflejo de la longevidad de este imperio y las posibilidades son inmensas, pues casi en cualquier año elegido a la hora de confeccionar una lista, se disponen de muchas variantes a elegir.

Su característica principal es la abundancia de caballería pesada. Además de los generales montados, se pueden elegir hasta 4 unidades de caballeros en cuña Kn(F). Pero la columna vertebral es la caballería de línea. 12 unidades Cv(O) que se pueden sustituir por Kn(F) o Kn(X), a gusto del consumidor. Todo un abanico de posibilidades.

La caballería ligera queda bien representada pudiendo acumular hasta 9 unidades variadas entre tarentinos, escitas y camellos beduinos.
La infantería es relativamente flexible combinando las inevitables picas (de 7 a 36 bases) con tropas auxiliares tanto ordinarias como superiores (hasta 20 bases).
Finalmente con una suficiente fuerza de los inevitables psilois ordinarios y superiores, algunos pueden actuar como escolta de los elefantes.

El seléucida es un ejército exótico y como tal puede contar con una serie de unidades especiales y/o de terror, como Elefantes que pueden ser superiores, Carros falcados, Artillería y unas hordas como carne de xyston.

Una opción muy interesante es la de incluir una fuerza de gálatas, formada por 12 bases que pueden ser Wb(S) o, hasta la mitad, Cv(O).

Hacia el final del periodo de la lista, la calidad de algunas tropas disminuye y se pueden incluir a modo testimonial unos pocos Bd. (argyráspides imitación de legionarios).


Comprobé que con la que ya tenía pintado podía organizar una lista seleúcida sin tomarme apenas alguna licencia provisional en espera de las nuevas tropas que ya tengo preparadas para pintar, que son thureophoroi y caballería de línea.

Manos a la obra. Quedé con Ricardo que también está probando su nuevo ejército gálata (2.30), por lo tanto podríamos jugar una batalla entre rivales históricos.



En las fotos se pueden ver los gálatas de Ricardo. Es un ejército de Wb(S) y caballería que seguro van a dar mucho que hablar en los próximos meses, especialmente en manos del general Ricardo "El Comeniños".

Por mi parte me presenté con una lista con el mínimo de picas, cuantos auxiliares y psilois superiores pude reunir y la caballería de línea como Kn(F) a secas, o sea, NO en cuña. La curiosidad estaba en un pequeño mando central, formado por 4 carros falcados (Exp) construidos de forma provisional, un par de elefantes, algún Ps y su general. O sea, indesmotivable y que sólo se rompía al perder el general.

Fue una interesantísima batalla. Los carros falcados tuvieron un resultado desigual, los Kn cumplieron su trabajo y los Ps(S) demostraron que pueden matar Wb(S). Las picas, curiosamente sirvieron para atraer como moscas a los Wb del mando central de Ricardo que se estiró tanto que acabó rompiéndose. Sin embargo mi flanco derecho también sufría lo suyo ante las masas de guerreros.
Tras ver cómo un general enemigo escapaba por los pelos a la muerte, decidimos pactar un amistoso empate.









* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
El segundo ensayo acabó en desastre.
Esta partida la jugué con Toni, que se puso al mando de un Asiatic early succesor (2.16), por lo que sería otra batalla muy verosímil.
El ejército de Toni me sorprendió por completo, pues permite muchas tropas inferiores que proporcionan una gran superioridad numérica.

Por mi parte hice pocos cambios. Me empeñé en volver a usar los carros falcados, esta vez sin el apoyo de elefantes, acompañados de psilois y LH.

Fue una lástima no haber usado el cuerpo de 12 Wb(S) que seguramente habría causado más dolor entre las picas. Pero tenía metido en la mollera volver a ver mis carros provisionales en acción.

Con una falange de argyráspides Pk(S), dos más de ordinarios y muchos Axiliares superiores, mi línea quedaba realmente pequeña ante las masas rivales. Para más INRI, desplegué tan mal como supe y confié demasiado en los carros, que fracasaron estrepitosamente contra las picas (nunca más). Es decir, mi línea estaba rota por el centro casi nada más empezar la batalla.

Todo este despropósito se redondeó con mis fatales movimientos con la caballería, que provocaron un primer combate en desventaja y que se encadenó con dos más. Total: tres Kn volatilizados en un suspiro y mi mando de choque al borde del desastre. La suerte de la batalla estaba escrita.

El resto no tuvo historia, cuando se rompió, la caballería combatió como no lo había hecho anteriormente, alargando inútilmente la agonía.
La infantería avanzó buscando el choque con el enemigo, que resultó frustrantemente igualado habida cuenta de que las picas rivales eran inferiores.

Aun queda mucho por aprender, seguiremos probando.



En esta imagen mi centro y mi derecha ya están a está a punto de ser arrollados.


El intento de flanqueo por mi izquierda no tenía futuro, ¡pero maldita la falta que le hacía!



Finalmente, la imagen clasica de las batallas de sucesores, picas vs picas.

lunes, 19 de octubre de 2009

INFANTES GALOS

Tal como prometí la semana pasada, hoy pongo la infantería gala.
Una combinación de las miniaturas de Warmodelling con las de Xyston.

Su objetivo es formar una pequeña unidad auxiliar al servicio de César incluídos en la lista DBMM de los romanos de Mario.
También pueden formar una unidad de Wb(S) como gálatas al servicio del Imperio Seleúcida.


Xyston.


Excepcionales




"... y del otro la lado la exuberancia."
(Astérix en Bélgica)


Warmodelling




Guerreros galos de Xyston, da gusto pintarlos.






La Gallic warband.
Si alguien me pregunta por los escudos le diré que improviso sobre la marcha, es cosa de pura inspiración, no planeo nada por anticipado.


Éstos Xyston los acabé de pintar ayer mismo, no he resistido la tentación de incluirlos de inmediato.





martes, 13 de octubre de 2009

CABALLERÍA GALA

De Warmodelling.
Aunque el general es de Xyston.

Volviendo a pintar tras el trasiego del Games Day.
Estos galos están destinados a formar parte de mi ejército cesariano como caballería aliada veterana.
La unidad del general podría formar parte del contingente como Allied General o simplemente despistar al jugador rival, por ello el estandarte es romano.
Las miniaturas son de warmodelling, con la excepción de canoso y veterano general que es de Xyston. Más adelante os mostraré más unidades completas de Xyston.
Ambas marcas tienen un tamaño que permite mezclarlas sin dificultad, gracias a ello las unidades serán muy variadas.
Como soy muy impaciente aún no he finalizado las bases, pero ya están aquí.
















lunes, 5 de octubre de 2009

DBMM GAMES DAY 3/OCT - LAS NAVAS y 2

LA GRAN JORNADA DE LAS NAVAS 3 de Octubre de 2009

Sin duda una jornada para recordar.
Gracias de antemano a los compañeros y amigos del Club Ilion por la estupenda organización.

Aquí los obsequios y recuerdos de la jornada. El dado oficial de Ilion y el dado commemorativo del BARCELONA DBMM GAMES DAY 2009.




La tarde anterior con Sergi, (Sancho el Fuerte de Navarra), tras acabar de montar el escenario de la batalla.





¿nos traería el día siguiente escenas como esta?



Los ejércitos dispuestos a vista de pájaro. ¡Un video sí, un video!

video

La tienda del Miramamolín, plantada en medio del palenque fortificado en el Cerro de Olivares, ofrece una vista de la posición almohade.



El estandarte almohade ondea en lo alto de la cima.




No haré un informe completo, sino apenas una crónica sencilla del desarrollo de la batalla, que fue un choque titánico, jugado con gran habilidad y exquisita deportividad por los generales al mando y que cumplió sus objetivos básicos:

- diversión para todos

- espectacular y digna del evento que celebramos

- la primera de una serie de escenarios y batallas históricas que ahora estoy seguro que vamos a llevar a cabo.

Alternaré una breve descripción general de la batalla con las mejores fotografias, propias y prestadas por Carlos, David y Sergi.


1ª parte
Cuando los ejércitos cruzados bajaron de su campamento de Mesa del Rey, los generales moros decidieron efectuar una retirada rápida abandonando la primera línea defensiva que quedó guarnecida por algunas unidades voluntarias fanáticas.


La primera fase de la batalla fue muy móvil, mientras las fuerzas de la vanguardia se retiraban a la segunda línea, las avanzadas cristianas toparon con los voluntarios de la yihad, que de forma inesperada, opusieron una resistencia feroz durante varios turnos, para desesperación del rey Alfonso.

Los propios generales moros, llegaron a considerar si no habría valido la pena aguantar un poco más en la vanguardia e incluso enviaron algún refuerzo para entretener aún más el avance cruzado.

El caso es que con la retirada, la segunda línea almohade parecía inexpugnable, la cadena de colinas y onduladas pendientes que quedaban coronadas con el palenque estaba erizada de lanzas y flechas. No había alternativa para los reyes cristianos, había que subir y confiar en la mejor calidad de sus tropas para romper la línea enemiga.

La batalla se extendió por todo el frente con suerte desigual. En ocasiones la fortuna parecía descaradamente a favor de los enemigos de la Cruz. Pero el desgaste de las fuerzas moras era inexorable.


Vista general del campo de batalla con los ejércitos desplegados.






Los generales almohades, Jordi, Toni (el califa) y Carlos.
Sin duda jugaron con habilidad y además la fortuna les sonrió en muchas fases de la batalla en forma de repetidos seises, como podemos ver en la instantánea.


Los tres reyes cristianos, Sergi (Sancho de Navarra), Ricardo (Alfonso de Castilla) y Xavi (Pere de Aragón)



"Alfonso", comandante en jefe de los cruzados, dirigió el avance cristiano con mano firme, para evitar que la batalla se convirtiese en una carga desordenada sobre las fuertes posiciones del Islam.


"Pere" optimista. Se guardaba un as en la manga.



Máxima concentración sobre el campo de batalla, los seis generales analizan la situación.



Las avanzadas almohades se enfrentan a las avanzadas cristianas mientras el grueso de la vanguardia retrocede rápidamente. El último pelotón suicida aguantó cuatro turnos allí donde se ve ondear la bandera andalusí.






Las tropas cristianas ascienden las primeras rampas de las Navas.


El avance cristiano, ordenado y meticuloso, no quiere dejar nada al azar, pero el azar tenía otros planes....



El general andalusí, comandante de la vanguardia, ocupa su nueva posición.



Los caballeros de las Órdenes militares, la élite castellana.
Estas miniaturas fueron pintadas por Carlos, especialmente para la batalla.



Ballesteros castellanos.



Los arqueros y lanceros bereberes.



Las mesnadas de la vanguardia castellana al mando de Lopez de Haro.



Las apretadas filas de las tropas negras y bereberes.


La vista desde la tienda roja del califa Al-Nasir, es espectacular, el terreno desciende y las laderas de la colina estaán abarrotadas de tropas, mientras abajo de todo se vislumbran las lanzas de la caballería aragonesa.



La posición musulmana vista desde el cerro del tío Silverio.


El rey Sancho VII el Fuerte de Navarra comanda el flanco derecho.




Y Pere el Catolic con sus caballeros en la izquierda.



La mañana avanza y el sol ilumina brillantemente la carga de los caballeros navarros.



En el otro flanco els almogàvars trepan con dificultad hacia las lanzas moras.




La carga de la caballería castellana.



La espectacular carga de los caballeros cruzados.



2ª parte
Con los cruzados aprentando con fuerza en toda la línease produce la "sorpresa" de la jornada.
(aunque los moros la sospechaban por las "pistas" que habían ido recabando. )
Justo al mediodía, el rey Pere determina dar la señal para que una fuerza especial que ha enviado durante la noche por los barrancos que delimitan el campo de batalla haga su aparición en el campo de batalla.

Según la crónica de Bernat Desclot, esta maniobra pudo haber existido. En otras crónicas también se insinua la posibilidad de que tuviese lugar alguna maniobra semejante.

Los generales sarracenos tomaron muy en serio esta amenaza pues los infiltrados aragoneses aparecieron justo en su retaguardia, tras el cerro del Pocico. Pero la marcha apareció demasiado pronto, pues la línea sarracena aún estaba fuerte y disponían de reservas para atacar a los aragoneses.



Lás líneas del ala derecha sarracena dispuestas a frenar a los aragoneses.


Las admiradas órdenes militares fueron objeto de innumerables imágenes como ésta.


Los ghuzz, la caballería ligera sarracena.



La carga irresistible, una vez más de los cruzados, su valor les costó bajas pero estaban llamados a ocupar un lugar destacado en la batalla.






La plástica imagen de la suerte de la batalla...



A vista de pájaro



3ªparte.
El combate desesperado de las tropas infiltradas, han ocupado el cerro del Pocico y el terreno hasta el cerro Palacios. Los generales sarracenos han acumulado hábilmente fuerzas muy superiores que lentamente van destruyendo a su enemigo en combates feroces.



Desde el palenque las tropas de la guardia mora asisten impávidas a la matanza.



Los cruzados coronan la cresta y derrotan la caballería almohade.


Los aragoneses también coronan por fin la cresta, pero el desgaste sufrido por la marcha de flanco es tremendo y el ala izquierda cristiana está apunto de quedar desmotivada.



Las reservas almohades acuden al punto donde llegan las órdenes militares.


La última resistencia del los caballeros catalanes de la marcha de flanco, su final provocará la pérdida total del mando aragonés, sin embargo, algunas tropas logran permanecer en su puesto y resisten los asaltos de los fanáticos almohades que se arrojan impetuosamete adelante al ver la victoria a su alcance.



Uno de los últimos momentos de la batalla, las órdenes militares, en un esfuerzo final ganan espacio en la loma pero son acosadas por nubes de caballería almohade.
Pero increíblemente ganan sus combates y se encuentran ya a apenas 200 pasos de las rampas del palenque.

En el otro flanco de la batalla los navarros han salido indemnes de un combate terrible, pues tanto Sancho como su lugarteniente han estado combatiendo en difícil situación, flanqueados por la caballería ligera almohade.




En el resto del frente los cruzados han ido ganando las tierras altas y provocado más y más bajas entre el enemigo, en el último turno de batalla jugado comprobamos que dos de ellos ya están desmotivados y un tercero está al borde de estarlo.

Sin embargo en ese momento y debido a la rotura del mando del rey Pere, las bajas acumuladas de los cristianos son superiores a las moras.

El califa Toni, sólo, abandonado por sus comandates de ala, (Jordi se ha largado con una hurí y Carlos ha tenido problemas con su caballo), observa sus fuerzas y reconoce que aunque de momento los números le favorecen, la derrota se acerca inexorable a sus fuerzas, pues una vez desmotivadas y con los cristianos superando la cresta, las unidades sarracenas caerán como moscas.

Así que convenimos un deportivo empate y todos felices.


****************************************
Con el objetivo de que la batalla no tuviese un desenlace demasiado rápido, había decidido incrementar en un 10% todos los niveles de desmotivación y ruptura de los ejércitos.

Cuando llegué a casa, tuve la curiosidad de volver a calcularlo todo con los niveles estándares y el resultado era claro. El mando de Pere, evidentemente estaba roto, pero castellanos y navarros seguían incólumes. Por contra las dos alas y la vanguardia sarracenas llegaban a la ruptura justo en el último turno jugado.

Una de las lecciones aprendidas, es que no hacía falta hacer la modificación de los niveles de desgaste, pues la preparación previa y la magnitud de todo hacían difícil que la batalla fuese corta, a pesar de que los jugadores estuvieron bastante ágiles a la hora de coordinar tantos mandos y tropas.

Ya estamos pensando en la próxima.....

****************************************
Pero no sólo hubo batalla de las Navas.

Como muestra un botón, porque en el Games Day hubo mucho más.


























¡HASTA EL AÑO QUE VIENE!