viernes, 18 de septiembre de 2009

ORDEN OBLICUO

Jornada de Liga DBMM.
Mis macedonios imperiales 2/15, contra los romanos imperiales medios 2/64 de Óscar.
Una vez más jugamos una batalla muy interesante. Resultó ser un claro ejemplo de la táctica del orden oblicuo inventada por el general tebano Epaminondas y usada por éste en Leuctra y después en Mantinea para derrotar de forma aplastante a los espartanos.
Filipo de Macedonia, como rehén de Tebas, fue testigo de aquella innovación en el combate hoplítico y sin duda empleó las lecciones aprendidas para diseñar el nuevo ejército macedonio.
Alejandro heredó y mejoró aquella herramientas de combate y la empleó con maestría volviendo a usar el orden oblicuo en Gaugamela para derrotar un ejército persa inmensamente superior en número.

Si se compara el plano de Gaugamela con la imagen del desarrollo de nuestra batalla se puede apreciar la gran similitud.

El concepto básico del orden oblicuo es muy simple; se trata concentrar el grueso del ejército en un flanco con el fin obtener superioridad local, romper el frente enemigo y seguir destruyéndolo atacando su línea de flanco y siempre en superioridad.

Epaminondas completó el concepto con otra idea necesaria dada su inferioridad numérica en Leuctra. Era necesario que el otro flanco, evidentemente débil, rehusara el combate para evitar su rápida derrota antes de que el propio ataque surtiese efecto. Es lo que se denomina "rehusar el flanco".
Es decir, es una maniobra de alto riesgo, pues si las cosas van mal, es posible verse flanqueado en el ala más débil del ejército. Y efectivamente la historia nos deja también ejemplos de derrotas con esta formación.
El gran Federico usó repetidamente el orden oblicuo con el que obtuvo la gran victoria de Leuthen, por otra parte también sufrió derrotas como la de Kolín.
____________________________________________

El sábado Oscar y yo desplegamos los ejércitos como se ilustra en la foto.

Los romanos con una legión a mi derecha, la caballería en el centro y un mando de auxiliares y arqueros en mi izquierda.

El despliegue macedonio era claro, la falange y la caballería pesada en la derecha, una nube de psilois en la extrema derecha y la izquierda cubierta por una cortina de caballería ligera. El centro, con Cv y Ax tenía la función de proteger el flanco de la falange cuando ésta avanzase.

Como ya hice en la entrada balance de fuerzas detallo aquí debajo el balance real de las fuerzas que iban a entrar en batalla según el plan de orden oblicuo.

El eje de pivote separa el campo de batalla. El balance de mis dos alas es de 3 a 1 a favor de la derecha. Y mi flanco dobla y sobrelapa a la legión romana que tiene delante.

En cambio mi izquierda quedaba ampliamente superada por el resto del ejército romano. Por lo tanto la caballería ligera simplemente había de protegerse con la marisma y entretener al enemigo.



Pero las tropas de la "bisagra" tenían un difícil papel pues cuando la falange avanzara no podían dejar de proteger su flanco vulnerable.



Los primeros movimientos dejan clara la intención de Óscar de proteger su legión y atacar a toda costa con el resto de su ejército.
Mis Ps avanzan el máximo por los bosques de la derecha amenazando el bagaje romano y el flanco de la legión. La caballería avanza para ocupar sus posiciones de asalto y la falange avanza tímidamente para crear espacio entre su retaguardia y el bosque.



Prosigue la maniobra de aproximación, mi izquierda permanece estacionaria, retrasada y protegida por las marismas, esperan el lento avance de la infantería romana.



Se inicia el combate cuando mi ala derecha choca con las fuerzas de cobertura de la legión. la falange avanza y pivota sobre la bisagra para enfrentar la caballería pesada romana.
En este instante debo tomar una decisión que resultará crucial. Al comprobar que la masa de caballería romana carga sobre la bisagra, decido enviar una parte de mis Kn hacia el centro para apoyarlo en caso de problemas.
Por otra parte comienza el calvario de fracasos en intentar eliminar la unidad de cabeza de la columna romana de caballería. Los he flanqueado en dos ocasiones consecutivas, pero no consigo eliminarlos.



Curiosa situación de batalla. Ambos ejércitos han logrado la ruptura. Por una parte la carga de mis caballeros ha arrollado el flanco de la legión y por la otra, la caballería romana no sólo ha salvado el tercer envite en desventaja, sino que además a eliminado a los tracios y abierto brecha.
Mis caballeros de reserva, actúan rápidamente y vuelven a flanquear al indestructible romano, que de forma inaudita, vence el combate y hace retroceder a los caballeros.



Vista aérea de la línea de combate, la falange está a punto de chocar por fin con los caballeros romanos.



A partir de aquí la batalla se desarrolla rápidamente. La falange absorbe la carga de los caballeros, ignorando las pérdidas sufridas y contraataca lanzando flanqueos sobre las dispersas unidades romanas. Tras dos turnos encarnizados la falange ha sufrido 5 bajas, pero los caballeros romanos han muerto ensartados en las picas y varias cohortes legionarias han quedado deshechas. La legión y todo el flanco izquierdo romano ha quedado aniquilado.
Su general lanza una última carga desesperada que paga con su vida.
Por mi parte, mi unidad de auxiliares tracios resiste dos ataques del general de la caballería romana, en caso de haber perecido, el flanco de la falange había quedado completamente expuesto. La batalla pendió de un hilo.


En la situación final de batalla, la legión romana ha quedado completamente aniquilada y sus restos en fuga, el mando central de caballería romana está desmotivado y próximo a la ruptura.

Sólo el mando de auxiliares romanos está intacto.

Por mi parte, la caballería ligera de mi izquierda se acaba de desmoralizar, pero el mando de caballeros y elefantes está intacto y el de las picas ha absorbido las bajas sin problema gracias a su tamaño.


* * * *
El héroe de mi ejército fue esta unidad de tracios. Tras la penetración de la caballería romana, quedó de espaldas al flanco de la la falange, protegiéndolo.

Se enfrentó con éxito a unos de los generales romanos, resistió y salvó a la falange de un ataque de flanco que podría haber sido fatal.



He aquí una imagen de la unidad romana que casi me amarga la batalla.
En su haber, resisitir dos combates en situación de flanqueada y al tercero matar a mi unidad.
Después volvió a ser atacada y flanqueada por mis dos Kn y sobrevivió.
Al fin de la batalla aún peleaba profundamente enquistada en mis líneas.

10 comentarios:

david dijo...

Malditos macedonios! Los romanos tenemos que sentarnos un día y hablar sobre tácticas ya que es un ejército durísimo pero pequeño. Bien llevado da mucho miedo al contrario pero cualquier descuido te la clavan.

Un saludo y buen report!

Master Ibericus dijo...

Me encanta este blog.
Me encantan estas crónicas.
Un placer, como siempre.

Hetairoi dijo...

Excelente informe! No se te pasa un detalle por alto.

Y yo con el mío pendiente...

Erwin dijo...

Muchas gracias a todos.
Un placer escribir para lectores tan generosos.

Quim dijo...

La verdad es que da gusto leer estas crónicas (con referencias históricas incluidas!)

ignasi dijo...

Grande, grande. Si que da gusto leer estas crónicas...

Ricardo dijo...

Chaval, te curras tanto las crónicas como las figuras.
¡Enhorabuena!

Eso si, tuviste suerte de que no te tirara encima de la falange a los legionarios...

;)

Erwin dijo...

Los romanos lo intentaron pero su ataque quedó muy desperdigado y descoordinado.
Entre sus Kn(X) y Bd aliminaron 5 de mis picas, pero fue un ataque sin profundidad, por lo que enseguida pude hacer flanqueos y obtener victorias rápidas.
Al morir sus 3 Kn(X) (6 ME) hacía falta muy poco más para desmotivarlos y el ataque de mis Kn en su flanco fue arrollador.
El peso de la diferencia numérica era excesivo para sólo 8 Bd, 3Kn(X) y un puñado de Ps y Lh.
Los romanos podrían haber hecho otras cosas, pero no las diré aquí, Top Secret.

Ricardo dijo...

Eso, eso Top Secret, que luego podamos llevarlas a cabo...

;)

Rafael Rico dijo...

Mágnifico report, como siempre.

El otro día tuve con mis romanos imperiales una batallita contra unos macedónicos, en este caso, para Field of Glory(FoG). Y no le dí la oportunidad de ningún orden oblícuo. Los legionarios en combate contra las falanges, en FoG, se los comen con patatas y en dos turnos se puede decidir la partida, eso sí, son muy lentos ambos por lo que el combate en ambos flancos es muy decisivo. Parando a los compañeros y demás caballería aliada y si llevas los legionarios intactos contra los pezetaroi, tienes muchos puntos de salir airoso de la batalla. Mi próximo ejército a pintar, uno macedónico de Alejandro Magno.