jueves, 15 de julio de 2010

LOS CUERNOS DE HATTIN - 2010

Recién llegado de un emotivo viaje por Israel cargado de sensaciones, emociones e historia, os dejo esta entrada rápida antes de reconciliarme con mi almohada.

Gracias a un guía excepcional tuvimos la suerte de poder acercarnos al campo de batalla de Hattin.
Antes de partir había soñado con poder hacer esta excursión y finalmente se hizo realidad.

Os dejo algunas de las fotos que tomamos mi hijo Arnau y yo.

Al pie de los cuernos de Hittin (como se denomina allí) un tablón nos indica en inglés, árabe y hebreo el significado del lugar. Si ampliais la foto se puede leer, con la curiosidad de que la versión inglesa está alterada, a ver si lo veis...



Desde la carretera, una vista general de los Cuernos de Hattin. A la derecha el cuerno norte, a la izquierda el sur.



Mi hijo ascendiendo el cuerno sur.
El terreno al acercarse a la cima es cada vez más difícil, lleno de cardos secos e impracticable para la caballería.



Desde la ladera este, se puede ver al fondo el barranco que lleva al mar de Galilea, la esperanza de salvación del ejército cruzado.


Yo mismo con el cuerno norte a mis espaldas, en la ladera oeste, cerca del punto donde quizás tuvo lugar la última resistencia de los cruzados defendiendo la Vera Cruz.



Desdendiendo la ladera oeste, con los cuernos al fondo. Esta ladera es más practicable para tropas a caballo.
Arnau y yo hicimos este paseo el 11 de julio a las 4 de la tarde aproximadamente, el calor era sofocante y nos dió una idea aproximada de lo que pudo ser aquel 4 de julio de 1187.
Con una sed desesperante, pesadas cotas de malla, las tropas de Saladino acosando a los cruzados con una interminable lluvia de flechas e incendiando los matorrales resecos para incrementar el calor y el infierno que debió ser aquella batalla. Inimaginable.




El viaje por Israel me ha dejado otros recuerdos de historias de guerra que compartiré en próximas entradas.



7 comentarios:

David Cantó dijo...

Bienvenido de vuelta. Ya tengo ganas de ver tus entradas próximas. :)

Ricardo dijo...

¡Que chulo! Me alegra de que lo disfrutases.
Por cierto, ya he visto la "metedura de pata" del cartel. Y eso que estaba tapado al principio de la frase...¿que sería?

;)

Ricardo

Galgano dijo...

Extraordinario viaje, sobretodo para un cristiano.... Cómo pudo Guido de Lusignan ser tan estólido e ir a combatir en campo abierto, fuera del castillo de Jerusalén?

Saludos

Erwin dijo...

Sí, es un gran viaje.
Ciertamente salir al desierto fue una locura. Cuando visité el campo de batalla, era 11 de junio a las 4 de la tarde, un calor infernal, Y el terreno es completamente seco y escabroso, lleno de cardos y espinos. Es difícl imaginar a los guerreros cargados de hierro, muertos de sed y rodeados de enemigos.
Debió ser una cruel y desesperada batalla.

alejandromeloflorian dijo...

Que interesantes fotos, les comparto este material sobre la batalla
http://knol.google.com/k/alejandro-melo-florián/la-batalla-de-los-cuernos-de-hattin/3sktw3ldc86j2/28

alejandromeloflorian dijo...

Me permiten incluir en el articulo en knol la foto del letrero? Incluyo el link del blog y el nombre como creditos
Gracias

Erwin dijo...

Sería un honor, no hay ningún problema. Gracias y saludos.

Aprovecho para indicarte que entre los proyectos inmediatos que tengo es pintar el ejército cristiano un ejército del Reino de los cielos.

también puedes comunicar conmigo mediante el correo electrónico que encontrarás en mi perfil.