jueves, 29 de noviembre de 2012

Paso del Berezina 1812 - 2012


Hace 200 años tenía lugar una de las batallas más desesperadas de la historia de la guerra. 

El paso del Beresina,  tiene connotaciones de catástrofe y aún hoy en día, en Francia, se usa como expresión "C'est la Bérézina!", expresión francesa que equivale a "¡Qué desastre!".

No voy a hacer una descripción de la batalla de la que se encuentran muchos relatos fácilmente, por ejemplo  aquíaquí y aquí.

Pero me gustaría señalar la efemérides con algunos detalles de interés. 

Una curiosidad es esta agencia de viajes que incluye un tour por el campo de batalla y que además recoge una buena colección de imágenes, cuadros y fotografías de eventos y memoriales conmemorativos.

También se realizan las habituales conmemoraciones de la batalla, como ésta.

Otro detalle es esta enlace en el que se habla de la conciencia de la batalla que existe en Suiza, ya que los regimientos que marcharon a Rusia bajo las águilas encontraron su némesis en esta batalla y muy pocos supervivientes regresaron para contarlo. 

Rastreando las red encontré este fantástico documento relativo al mariscal Ney.  Se trata de la carta que el mariscal Moncey envió a Luis XVIII durante el juicio de los pares de Francia al valiente entre los valientes. 
Reproduzco un fragmento, pero la encontraréís entera aquí, vale la pena leerla. 

 En el paso del Beresina, allí en aquella espantosa catástrofe donde Ney salvó los restos del ejército, tenia yo parientes, amigos y soldados que son los amigos de sus jefes, ¿y cómo podría yo condenar á muerte al que tantos franceses deben la vida, y tantas familias sus hijos, sus esposos y sus padres?

Hace unos meses hice esta entrada para comentar el libro de Alexander Mikaberidze sobre la batalla y hace un par de meses adquirí el esperado libro de histoire et collections del finado P.Hortoulle.  Así como el primero me entusiasmó, el de H&C me defraudó un poco, quizás porque esperaba algo más. 
Ciertamente el libro ofrece lo mismo que el resto de la colección y sin duda es fantástico, pero me fastidió ver repetida alguna lámina de uniformes repetida del libro de Borodino, así como un exceso de láminas de tropas que poco o nada tuvieron que ver con la batalla como los prusianos de York y los austriacos. Además encontré a faltar por ejemplo a los lanceros de Berg.  
La descripción del orden de batalla me parece caótica ya que aunque detalla los cuerpos II y IX, cuando repasa los restos de la Grande Armée se hace un verdadero lío y parece el ORBAT de Borodino. 

A favor, además de la calidad de las láminas de uniformes y la enorme cantidad de cuadros y láminas a gran tamaño de las escenas del cruce del Berezina, encontramos un apartado especial en honor de los pontoneros e ingenieros que se sacrificaron en la construcción de los puentes, así como detalles de la forma de construirlos y perfiles de las fraguas del tren de pontoneros que tan acertadamente salvó en Orsha el general Jean Baptiste Eblé. 

En fin, que tras el pequeño chasco inicial, ya le he dedicado muchas horas a leerlo y admirarlo como se merece. 

Por último me gustaría hacer un breve comentario acerca del resultado de la batalla.  
Si bien fue una etapa más en la larga marcha de desastre que fue la retirada de Rusia una catástrofe humana sin paliativos,  en el aspecto puramente militar hemos de decir que la victoria se inclina del lado francés. 
Tanto a nivel táctico como estratégico.  
Por un lado,  un ejército agotado, aunque reforzado por dos cuerpos que comparado con lo que llegaba de Moscú estaban frescos, fue capaz de combatir una batalla desesperada en clara inferioridad material e incluso moral. En una situación táctica dificilísima, cruzando un río en condiciones extremas y con una ruta de escape estrecha y sinuosa. 
Y por otra parte, a nivel estratégico, los rusos nunca tuvieron mejor ocasión de atrapar y aniquilar al ejército francés y a todo su mando.  Tres ejércitos rusos convergiendo sobre un debilitado enemigo y fueron incapaces de bloquear el paso y cercar a una presa que se les escurrió entre las manos. 

Napoleón habría sido atrapado, prisionero o suicidado. 

No habría habido campaña de Alemania en 1813, ni Leipzig, ni campaña de Francia en 1814, ni los 100 Días, ni Waterloo. 

Sic transit gloria mundi

Finalmente os dejo una serie de imágenes interesantes, entre las muchas que se pueden encontrar en los enlaces de esta estrada. 



funeral de los muertos franceses inhumados





Los heroicos pontonniers

pero... ¿dónde para esto?

esquema del despliegue francés






memorial ruso

memorial francés

memorial suizo


detalle de la placa del memorial francés




"C'est la Bérézina!"