jueves, 4 de febrero de 2010

PINTANDO LEGIONARIOS

Lo prometido es deuda.

A sugerencia de algunos amigos incluyo una nueva sesión de pintura, sin ánimo de pontificar, sino de mostrar simplemente cómo lo hago yo, ni más ni menos.

Y especialmente para mi joven amigo Elías, que está empezando con sus cartagineses.

Éstas son las miniaturas de Xyston que preparaba la semana pasada, princeps, para las legiones del siglo II-III a.C.








Pintando en serie no soy capaz de hacerlo con más de 8 - 10 miniaturas simultáneamente, si lo intento con más me canso demasiado. Así que ya tengo mis taponcitos de botella con su bola de blu-tac preparados. No hay problema con el blu-tac aunque se manche de pintura, dura y dura y dura....

Para los escudos tengo uno grande de garrafa que es perfecto.





Lo primero es la imprimación. Ahora lo hago siempre en marrón tostado desde que lo leí en el blog de Endakil.

Realmente el efecto es bueno, el marrón va bien para los bronces y rojos y además proporciona un perfilado menos violento que el negro.



Cuando la miniatura ha de llevar armadura o cota de malla, le doy una segunda capa de negro.






El siguiente paso es el plateado de las cotas, para evitar posteriores errores.

En otros casos, empiezo por la carne, pero con éstas concretamente hice primero los metales.



Entretanto voy dándoles capas a los escudos. Como éstos serán rojos, voy dándo capas ligeras de rojo oscuro, que cubre muy poco pero va dando el tono desgastado que deseo.
Sin cubrir ni intentar llegar a todos los huecos, dejando que el perfilado marrón haga su efecto.



Finalmente paso al rojo sangre, mezclado con el oscuro, para seguir dando luces, simplemente acariciando la superficie y trazando el arco formado por el borde del escudo y la espina central.



Las miniaturas con los metales aplicados, (el bronce es el de Vallejo), y con los remates en cuero de la cota de mallas.



Para la carne, aplico una primera capa de carne bronceada...



... y después doy luces en la muculatura y rasgos con una mezcla de bronceada y de elfo.




Túnicas de lana.
Pues la base de color hueso.



Y luces con el blanco.
En otras ocasiones o para túnicas de los oficiales aplico la base con gris sombra y luces con gris élfico y blanco.




Algún toque de blanco para iluminar las plumas negras del casco.

La funda de la espada con base y luces de colores variados para dar algo de diversidad...


Y hala! a matar bárbaros!




Una cohorte y su centurión al frente.










3 comentarios:

Nameless dijo...

Realmente una fábrica de producción¡Fantástico!

A comprar marrón tostado ;OP

David Cantó dijo...

Hoy precisamente los he visto, y son mejores aun que en las fotos. Impresionantes.

Elías Amorós dijo...

Muchas gracias Carlos!!! el centurión es chulisimo!!!