jueves, 30 de abril de 2009

MIS ELEFANTES

He aquí a mis elefantes.



Se han ganado ya algunas medallas por sus valiosas actuaciones en el campo de batalla.

Sin embargo sería un error pensar que son la panacea. Aunque son poderosas armas por su potencia de choque contra determinadas tropas, también tienen sus puntos débiles.
Un humilde psiloi con un poco de suerte puede darte un disgusto, de la misma forma que un simple gefreiter con un bonito y barato panzerfaust se cepillaba un JS2 en un plis si le ponía un par.

Su elevado coste en puntos, su dificultad para maniobrar y la peligrosidad cuando mueren o retroceden hace que deban ser usados con sumo cuidado.
También es cierto que en ocasiones pueden tener un alto valor psicológico por la impresión que producen en enemigos poco avezados a enfrentarlos y su simple presencia puede dislocar el plan de batalla enemigo.

Dispongo de los cuatro que permite la lista II.15, aunque nunca los he puesto en batalla simultáneamente. Todo se andará. Supongo que cuando juegue un batalla a 500 o 600 puntos.

Tres de ellos son miniaturas de Xyston y para el cuarto tuve el capricho del elefante cartaginés de Corvus Belli, con su torre de batalla.
Por su singularidad me permití bautizarlos, así pues los distingo por el color del manto.
Lazhur para el manto azul, Rhodo para el rojo, Liliput para el lila (a éste lo bautizó mi esposa) y por fin Indo para el de la torre.
En su corta carrera militar ya tienen el honor de haber aplastado un total de 4 generales enemigos como se puede ver en la galería fotográfica de Honor y Gloria.









En una futura entrada daremos un breve paseo por la historia de los elefantes de guerra.

6 comentarios:

David Cantó dijo...

Unos nombres pintorescos, la verdad :)

Nameless dijo...

Pintorescos, bien pintados y ¡pintan bastos!

Descubre Irlanda/Vive lEmpereur! dijo...

Vive l'Empereur!

¡Bienvenido/a lector/a! Esta aventura por recorrer Europa -principalmente- de la mano del Emperador Napoleón Bonaparte (1769-1821) nació hoy, 30 de Abril 2009, día en el que por casualidad, Napoleón vendió Luisiana a los Estados Unidos por 80 millones de francos.

http://vivelempereur.blogspot.com/

Darkpanzer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Darkpanzer dijo...

Pues yo llevo seis asi que un dia tenemos que enfrentarlos. No tienen nombre porque sus pisadas hablan por ellos.
Eso si, los tuyos estan excelentemente pintados, da gusto morir frente a ellos.

Pedro dijo...

Coincido con el comentario anterior. Están estupendamente pintados. Son espectaculares.

Con animalillos como esos, uno se lo pensaría antes de ponerse ante ellos.

Un saludo